El día que el porno llegó a España

Un real decreto de abril de 1983 dio el pistoletazo de salida para la implantación del cine X en España. Diez meses después abrían las primeras salas especializadas y algunos directores comenzaban a filmar pornos. Pero el arranque del cine X español tuvo una vida efímera. El 5 de marzo de 1984 se proyectó por primera vez en España una película X. Casi nueve años después de la muerte de Franco, el cine español cerraba un largo proceso de normalización que se había iniciado a mitad de la década de los 70 con los primeros desnudos en pantalla, la desaparición de la censura y el “boom” de las películas clasificadas “S”.

La tardía legalización del porno en nuestro país no favoreció la difusión de los clásicos del género. Las 22 salas X que lograron la licencia administrativa en diez capitales de provincia ofrecían una programación heterogénea que mezclaba cintas americanas de los gloriosos años 70, pornos recientes y la escasa producción española de la época.

Porque en España también se hacía cine X. Ya a principios de los 80, algunas películas, como “Apocalipsis sexual”, de Carlos Aured, o “Las calientes orgías de una virgen”, de Antonio Verdaguer, se habían distribuido en doble versión: una “soft” para España y otra “hard” para los países extranjeros en los que el porno era legal. Pero la primera película X española estrenada como tal fue “Lilian, la virgen pervertida”, de Jess Franco. Rodada en un principio como un filme “S”, la película se encontraba en pleno proceso de montaje cuando se formalizó la legalización del cine X en España, por lo que Franco introdujo una serie de insertos pornográficos para convertirla en “hard”. Jess Franco es uno de los múltiples seudónimos del prolífico realizador Jesús Franco, el auténtico padre del porno hispano. En compañía de su actriz “fetiche” Lina Romay, realizó entre 1983 y 1987 once películas X con escasos medios técnicos y una limitada nómina de actores. “Una rajita para dos” (1984), “Entre pitos anda el juego” (1985), “El mirón y la exhibicionista” (1986), “Falo Crest” (1987) o “Phollastia” (1987), algunos de ellos firmados por la propia Romay, fueron sus títulos más populares.

La aportación nacional al cine X se completó con directores como Ismael González (“Escuela de grandes putas”, “Mi sexo es pornografía pura”), Manuel Mateos (“Polvos bélicos”, “Greta y sus reuniones sexuales”), Daniel Figueroa (“Bragas húmedas”), Antonio Molino Rojo (“Caliente amor de verano”) y José María Cañete (“Cinco maneras dLina Romaye ver el placer”, “Si el matrimonio funcionase”) y un reducido y voluntarioso grupo de actores entre los que destacaban Verónica Arechavaleta, Emilio Línder, Mabel Escaño, Paco Catalá, Elisa Vera y José Llamas. Igualmente, los subgéneros gozaron de una pequeña parcela en el despertar del porno hispano, principalmente el sadomasoquismo (“Carmen y María”, de Tomás T.V.) y el amateur (la serie “Morbo”). Pero quizás la aportación más pintoresca al génesis del cine X en nuestro país fue “Regalo de cumpleaños”, dirigida por el realizador de cine convencional Jaime Chávarri (autor, entre otras, de “El desencanto” o “Las cosas del querer”).

La primera etapa del cine X español se cerró en 1987, cuando tras el estreno de “Phollastia” y “Falo Crest”, se vio sumido en una profunda crisis a causa de las cargas fiscales, la avalancha de películas americanas y la poca adaptación de nuestra industria al cada vez más consolidado mercado del vídeo. Los pioneros del porno español vieron cómo el género languidecía a finales de los ochenta para acabar desapareciendo completamente. Sólo a mediados de la década siguiente, el porno español empezaría a dar señales de recuperación.

 

LA “X” MATÓ A LA “S”

La legalización del cine X trajo como consecuencia inmediata la muerte del cine clasificado “S”, una chapuza que la Alejandra Grepi en Nefele y las seductoras de Lesbosadministración se había sacado de la manga para autorizar los filmes “soft” hasta la definitiva regularización del porno. Entre 1977 y 1982, 424 películas fueron clasificadas con el anagrama “S” entre filmes “soft” italianos y alemanes, pornos americanos y franceses en versión aligerada y producciones españolas. El cine español construyó una pequeña industria alrededor de este tipo de cine que reportó notables resultados comerciales. Algunos directores se foguearon antes de dar el salto al X y la presencia de actrices conocidas del cine convencional, como Alejandra Grepi (“Nefele y las seductoras de Lesbos”, de Omero Efstratiadis) o Azucena Hernández (“Las eróticas vacaciones de Stella”, de Zacarías Urbiola), añadió morbo para el público. Pero, sobre todo, el cine “S” hispano aportó una impagable dosis de “caspa” que ha hecho míticos títulos como “El fontanero, su mujer y otras cosas de meter” o “Sueca bisexual necesita semental”.

 

MARCADAS POR LA X

La legislación española que permitió la exhibición y comercialización de películas porno copió todos los vicios de su homónima francesa, por lo que el cine X nació en España marcado por el anatema de lo prohibido. El real decreto 1067/83, de 27 de abril, establecía una serie de trabas a las salas especializadas que iban desde la prohibición de mostrar información sobre la película proyectada hasta la exigencia de unas condiciones muy particulares sobre el aforo de los locales y su proporción en cuanto a número con el resto de salas de cine. Además, las salas X debían soportar el tipo de gravamen fiscal más alto y la mitad de su recaudación debía destinarse a un Fondo de Protección de la Cinematografía. No es de extrañar, pues, que pese al impulso incial de su creación, las salas X fueran languideciendo con los años hasta quedar en un reducto anecdótico en las grandes ciudades. De 1987 a 2010, su número total se redujo a la décima parte. Ahora hay escasamente tres en todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica de Privacidad

El usuario consiente expresamente e inequívocamente a que cualquier dato personal que suministre (“datos personales”, tal como están definidos en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos Personales (LOPD) o cualquier otra norma o desarrollo reglamentario) sea recogido por EL AUTOR, tratado e incorporado a un fichero de datos de carácter personal, debidamente inscrito en la Agencia Española de Protección de Datos, con la finalidad de gestionar la lista de correo electrónico para el envío de un boletín publicitario por parte de la empresa EL AUTOR

EL AUTOR, utiliza cookies y otras tecnologías para analizar la navegación y mejorar la experiencia del usuario y poder así mejorar la calidad de sus servicios. Al visitar este Sitio Web, su navegador puede almacenar información técnica en su ordenador: el uso de cookies no proporciona ninguna información personal, ni información sobre su ordenador, sólo están destinadas a ayudarle a ahorrar tiempo cuando vuelva a visitarnos y a ayudarnos en la mejora del diseño de nuestro Sitio web. EL AUTOR le informa que puede rechazar el tratamiento de dichos datos rechazando el uso de cookies mediante la selección de la configuración apropiada de su navegador. Sin embargo, si así lo hace, puede ser que no pueda usar la plena funcionabilidad de este Sitio Web.

En particular, los servidores de EL AUTOR registran automáticamente la información cuando visita nuestro Sitio Web o utiliza alguno de nuestros productos, incluida la URL, la dirección IP, el tipo de navegador y el idioma, así como la fecha y hora.

El usuario consiente expresamente e inequívocamente a que EL AUTOR realice una transferencia internacional de sus datos de carácter personal a sociedades establecidas en Estados Unidos de América especializadas únicamente en desarrollar funciones de encargado del tratamiento de datos conforme a las instrucciones recibidas por EL AUTOR EL AUTOR manifiesta que las transferencias internacionales serán debidamente inscritas en el Registro General de Protección de Datos y que, en los contratos suscritos con las sociedades mencionadas, EL AUTOR se asegurará de que éstas (a) respetarán toda la legislación sobre protección de datos, (b) actuarán sólo en relación con la finalidad antes indicada y tratarán los datos personal únicamente por instrucción de EL AUTOR;(c) no procesarán datos personales para otra finalidad diferente a la mencionada; (d) no comunicarán ningún dato personal a terceros, salvo en los supuestos de subtratamiento de datos, en cuyo caso, tal actividad se realizará de conformidad con lo dispuesto en la Decisión 2010/87/UE de 5 de febrero; (e) tratarán adecuadamente y en un plazo de tiempo razonable todas las consultas de EL AUTOR; y (f) implementarán como mínimo las medidas técnicas de seguridad sobre protección de datos personales de acuerdo con la legislación sobre protección de datos, incluyendo, entre otros, el Real Decreto 1720/2007, y, a la finalización del tratamiento necesario (y, en ningún caso, después de la resolución del contrato) devolverán toda la información y destruirán todas las copias que contengan tal información. El usuario, en cualquier momento, podrá revocar, sin efectos retroactivos, el consentimiento prestado a la recogida, tratamiento y transferencia internacional de sus datos, conforme a lo que disponen los artículos 6 y 11 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal.

En el caso de subtratamiento de datos, EL AUTOR manifiesta al usuario que éste sólo tendrá lugar mediando consentimiento por escrito de EL AUTOR después de asegurarse de que el subencargado del tratamiento de datos se obliga a cumplir con todas las obligaciones contraídas por el encargado del tratamiento frente a EL AUTOR y en cumplimiento de la Decisión 2010/87/UE.

En cualquier caso, el usuario tiene derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos, así como a darse de baja de los servicios de EL AUTOR Igualmente, el usuario puede, en cualquier momento, revocar el consentimiento otorgado para el tratamiento de sus datos, sin que puedan atribuirse a esta revocación efectos retroactivos. Estos derechos pueden hacerse efectivos mediante comunicación por escrito a la dirección establecida en el inicio del presente documento.